Quienes Somos

 

  • Martin:

Ingeniero en sistemas que cansado de pasar tantas horas en frente de una computadora habiendo tanto por conocer, renunció a su trabajo luego de 9 años. Es muy activo y no puede estar ni un segundo quieto sin hacer nada. Lo que más disfruta de este mundo es la comida: tanto cocinarla como comerla. Está orgulloso de sus “chistines” (juegos rápidos de palabras). Lo que más extraña de Argentina luego de la familia y amigos: ir al Monumental (estadio de futbol de River Plate) y la fugazzeta rellena.

  • Luli:Debiendo tres finales para recibirse de Farmacéutica decidió sacar su pasaje en avión para comenzar la aventura. ¡Logró recibirse 15 días antes de arrancar el viaje! Intenta ser vegetariana (pero como se le complica estando con Martin!!!). Le encanta la música en todas sus formas y extraña sus clases de yoga y piano. Es muy sensible, alegre y simpática. Disfruta conociendo gente y analizándola. Super competitiva en los juegos que requieran ingenio: un partido de TEG es una batalla que no se puede perder!

Además del interés por el baile (bailando salsa se conocieron), la comida, el vino (y la buena vida!), Martin y Luli comparten un interés en común: VIAJAR, descubriendo distintas culturas y costumbres, probando comidas típicas, aprendiendo sobre la historia de cada lugar.

Encontrándonos libres de compromisos, decidimos que es un buen momento para viajar y conocer a fondo cada país, no siendo el tiempo un impedimento. Viajar tranquilos y disfrutar de la vida de un Overlander.


Hay otro personaje por presentar en esta sección, lo llamamos “El Monstruo”. Está formado por dos partes: una camioneta Ford Heavy Duty F-250 (4×4) modelo 2008 y el Camper marca Travel Lite 2007. El Camper va arriba de la caja de la camioneta sobresaliendo apenas medio metro a lo largo. No pudiendo encontrar muchas opciones de este tipo de Camper llamados Slide-In, optamos por este por el bajo precio de venta y buen tamaño, aunque  se las ingenia para volvernos locos con frecuentes arreglos de mantenimiento.

Nuestro objetivo principal con respecto al vehículo-casa que nos acompañaría y trasladaría a todos lados era conseguir independencia y autonomía, es decir, no necesitar enchufar el Camper a corriente eléctrica, pudiendo de esta forma parar donde quisiéramos y, además no tener que gastar dinero en eso. Para ello fue necesario realizar ciertas modificaciones:

  • Instalamos dos paneles solares de 160 watts (320 watts totales)
  • Conectamos dos baterías Trojan T 105, 225 Amp, de 6V cada una; obteniendo un sistema de 12V y 225Amp totales.
  • Instalamos dos ventiladores Maxx Air (uno sobre la cama y otro en el baño) que pueden funcionar en ambos sentidos: extrayendo o introduciendo aire.
  • Cambiamos la heladera original del camper (que era grande, consumía mucha electricidad y trabajaba de triple modo: AC, DC y gas propano) por una heladera más eficiente marca Engel, de bajo consumo de energía, que NO funciona con gas, solamente con DC (energía de la batería).
  • Para la suspensión de la camioneta, agregamos unos airbags (o bolsa de aire resorte neumático) para balancear el peso del Camper un poco hacia el eje delantero.

Con este sistema de baterías y paneles solares obtenemos la energía suficiente como para encender las luces del Camper, poder cargar celulares y laptop, hacer funcionar la heladera/refrigerador las 24 horas del día sin problema, poder usar los ventiladores que instalamos.

Lo que NO es posible debido a la gran cantidad de energía que requiere es poder usar el aire acondicionado. Para ello necesitamos conectarnos a corriente eléctrica. Por ahora venimos teniendo suerte y en pocos lugares nos tocó tanto calor como para tener que pagar para poder enchufar el Camper.