Introducción de Luli (26/12/2016)

Cerrando una etapa, abriendo otra. Después de haber vivido intensamente cada uno de los eventos que protagonicé las últimas semanas (recibida, despedida, etc.), hoy puedo decir que me siento libre como nunca antes.

Les cuento que la vida me está presentando la posibilidad de cumplir un sueño: viajar y conocer por tiempo indefinido nuestra maravillosa casa que se hace llamar Tierra. Y desbordo de alegría y orgullo al poder decir que este sueño lo voy a compartir y llevar a cabo con mi novio y gran compañero Martin Rocha. Sin él nada de esto tendría sentido, pues somos un equipo al que le gusta nutrirse de aventuras, emociones extremas, desafíos, y ante todo: lo desconocido.

¿Cuáles son mis expectativas de este viaje? Volver con las valijas llenas. No de ropa, ni de zapatos. Sino de experiencias, de anécdotas, historias para contar. Deseo con el alma que al regresar Martin y yo nos sintamos más vivos que nunca. Que hayamos abierto nuestra cabeza, que nos hayamos mimetizado con la buena gente con la que crucemos camino, que hayamos podido desafiar nuestros miedos y superar cada obstáculo que se nos presente. Y finalmente: me sentiré más que realizada si al relatar el viaje logro llegarle por lo menos a una persona; si logro despertar en alguien la curiosidad y las ganas de “tirarse a la pileta” y ver qué pasa.

No sueñes tu vida, vive tus sueños