Lo imperdible de Perú: costa, selva y Machu Picchu

Blog de PERÚ PARTE Peru 4

Acá les dejamos este Blog Machu Picchu y mucho más! Esperamos que lo disfruten!

Se viene la parte más turística de Perú ¿Quien no ha soñado con visitar Machu Picchu? “Ruinas” de enorme belleza situadas en un lugar geográficamente increíble. La postal de Perú por excelencia. Pero para eso, primero teníamos  que pasar por el oasis de Ica, por las misteriosas lineas de Nazca, y por la bella e histórica Cusco, el ombligo del mundo. 

Ica: oasis, vinos y pisco

Dejamos la costa para introducirnos en la región desértica del Perú. Decepcionados por no haber encontrado pisco en la ciudad del pisco, nos enteramos que las bodegas de este destilado y las del vino se encontraban en Ica. Visitamos la bodega más antigua: “Fundo Tacama“. Con su impactante casco colonial y unos alrededores de cuento, la bodega nos recibió con un tour de gran servicio y una interesante degustación. Nos fuimos sabiendo el proceso del Pisco!

Oasis de Huacachina

Luego de un almuerzo suculento que nos invitaba a tomar una siesta, fuimos al famoso Oasis de Huacachina, ubicada al lado de la polvorienta y poco atractiva ciudad de Ica. ¿Es que cómo no tener polvo al tener un mini desierto del Sahara como vecino?

El oasis en sí no nos pareció nada del otro mundo. Además, nos enteramos que hoy en día el agua que lo conforma es artificial. Souveniers y turistas por todos lados. Sin embargo, recomendamos a toda costa la experiencia en boggie por los médanos. Una excursión muy divertida, donde no solo vas a toda velocidad por el desierto, sino que también podés hacer sandboard (tirarte acostado en una tabla por las colinas de arena). Y para terminar la excursión de la mejor forma posible: presenciar el atardecer en el que todo se vuelve dorado a tu alrededor.

Ya de noche, paramos frente al hostel “Rocha”, donde nos pudimos duchar y usar el internet pagando una módica suma.

Lineas de Nazca

Los famosos geoglifos de la cultura Nazca se pueden apreciar tanto desde torres de visualización al costado de la carretera como en avioneta. Curiosos por ver las figuras con claridad, terminamos optando por la segunda opción. Además, cuantas veces en la vida se tiene la oportunidad de volar en avioneta para 6 pasajeros?!

Llegamos al aeropuerto y ni bien nos bajamos del Camper, comenzaron a aparecer miles de vendedores de vuelos por todos lados. Estaban completamente desesperados por que los eligiéramos, y no paraban de ofrecernos descuentos y “el mejor” servicio. Atónitos por la situación, escuchamos todas las propuestas que eran casi iguales entre sí. Nos terminamos decidiendo por una empresa que nos ofrecía salir “de inmediato” y nos daba como extra un pase a un hotel 4 estrellas con aires coloniales. Que bueno, no?

Nuestra experiencia en avioneta

La experiencia en avioneta nos resultó divertida y un poco aterradora para Luli. Para que todos los pasajeros puedan ver las líneas con claridad, la avioneta se inclina bastante para ambos lados y puede resultar un poco impresionante. La líneas en sí son simpáticas y claras, pero están un poco deterioradas por cruces de carreteras. Es impresionante pensar que se hicieron hace tanto tiempo y en semejantes dimensiones. Claro que el clima de esta zona desértica favoreció a su conservación.

Camino a Cusco

Desde Nazca hasta Cusco hay dos días de manejo. No porque sea muy largo el camino (700km), sino porque hay que cruzar 4 valles con sus respectivas subidas y bajadas (desde 1500 a 3600 msnm todo el tiempo).

En el camino pasamos por una reserva de alpacas, guanacos y llamas. Nos enseñaron sus diferencias para poder reconocerlos. Estos “camellos” andinos son divinos, aunque poco amistosos.

Pasamos una noche HELADA al costado del camino, escondidos entre arbustos. A la mañana siguiente caímos en cuenta de la belleza del lugar que nos había alojado aquella noche.

Amazonia peruana en Puerto Maldonado

Eh! Que pasó con Cusco? Todavía estábamos con Estela, la mamá de Luli, que moría de ganas de conocer la amazonia. Por este motivo, al llegar a Cusco dejamos el Camper en un estacionamiento y nos fuimos en bus hasta Puerto Maldonado. En este lugar habíamos conseguido nuevamente que un lodge nos sea de sponsor y aprovechar para que Estela pueda ver animales y jungla en su estado más salvaje.

Pura naturaleza virgen

Esta vez fue Amazon Planet, quien nos brindó la experiencia amazónica. Monos, infinidad de insectos, tucanes, pájaros de todo tipo, vegetación.

Árboles gigantes entre la selva

Conocimos el Lago Sandoval, con la particularidad de tener caimanes y nutrias conviviendo en el mismo ecosistemas. También es un excelente lugar para el avistaje de aves, ya que cuenta con gran diversidad de ellos y de fácil visualización.

Blog Machu Picchu
Dentro del lago, no se puede usar el motor!

Nos asombraron los puentes colgantes por la selva. Uno tras otro, de árbol a árbol. Llegamos finalmente a uno enorme desde el cual subimos por una escalera hasta una sólida plataforma construida en su copa. Impactante la vista panorámica que se podía apreciar desde allá arriba, pudiéndose observar miles de pájaros de todo tipo. Sin duda toda una aventura.

Blog Machu Picchu
Puente colgante. Que aventura!
Blog Machu Picchu
La chirimoya, fruta exquisita!

Nuestro video de la experiencia amazonia

Cusco, el encuentro de dos culturas

Ya de regreso a la ciudad de Cusco, paramos en una calle llena de motorhomes, a 7 cuadras de la plaza de armas. Argentinos, chilenos, colombianos y australianos conviviendo en la calle Saphi.

Blog Machu Picchu
Nosotros con matrimonio colombiano, pareja argentina con la nena y una chilena!
Blog Machu Picchu
Playa mayor de Cusco

Además, fue en esta ciudad donde “agrandamos la familia“: ya contábamos con la presencia de Estela, pero a esta parte del viaje se nos sumó nuestra gran amiga Marysol. Le abrimos (nuevamente) las puertas del Camper, y compartimos los cuatro un par de semanas divertidas.

Blog Machu Picchu

Cusco era el centro del imperio Inca, también conocido como el “ombligo del mundo”. Desde aquí salían los 4 caminos más importante hacia los distintos puntos de su amplio territorio (se extendía desde el sur de Colombia hasta Mendoza en Argentina). Tras la conquista española, su arquitectura cambió drásticamente: esplendidas iglesias, grandes palacios y casonas coloniales. Sin embargo, todavía se pueden apreciar algunos detalles de la época incaica. Especialmente en el sitio arqueológico de Sacsayhuaman, ruinas sobre una colina desde donde se obtiene una excelente vista panorámica de la ciudad, además de poder disfrutar de la típica arquitectura inca. Los españoles utilizaron piedras incaicas en la construcción de muchas de sus edificaciones en Cusco.

Además de recorrer sus lugares históricos, Cusco te ofrece un sin fin de mercados artesanales, textiles típicos y una buena variedad de restaurantes para cualquier bolsillo.

A pura fiesta!

Llegamos a la ciudad de Cusco en la semana más festiva del año. Se juntaron las celebraciones del Inti Raymi (fiesta inca del Sol) con las del Corpus Christi, por lo que todo era desfile, fiesta, música y baile por donde lo mires. Nos resultaron espectaculares las coreografías de bailes típicos realizadas por distintas universidades. Las fiestas inca-españolas que presenciamos esa semana son el claro ejemplo del sincretismo religioso que se produjo en esta ciudad.

Evitando “al Santo”

Uno de esos días, teníamos el Camper estacionado en una esquina, justo donde terminaba su bajada una calle muy empinada. Fueros varios los locales que se nos acercaron a advertirnos que era conveniente que moviéramos la camioneta, porque “en breve iba a bajar el Santo”. No entendíamos a que se referían, ni quien era “el Santo”, pero ante la duda les hicimos caso. No hubo que esperar mucho para averiguar de que se trataba todo este asunto.

Se acercaba “El Santo”!!!

A los pocos minutos se empezó a escuchar una música viniendo de arriba, y cuando nos quisimos dar cuenta, una multitud de gente se acercó a donde estábamos. Pudimos ver como descendía por la calle empinada “el Santo” (de gran tamaño), cargado por un grupo de hombres que estaban dejando su vida en el acto. Y efectivamente, si no hubiéramos movido la camioneta de lugar, “el Santo” se hubiera estrellado contra nuestra casa con ruedas, ya que a los “cargadores” les costó frenar hacia el final de la bajada y casi sale volando su gran estatua.

Disfrutando de Cusco

Cusco es para caminarla perdiéndose una y otra vez por sus mágicas callecitas, siempre y cuando los pulmones te respondan. Con múltiples subidas y bajadas, a una altura a la que uno no está acostumbrado. Pero no dejarás de enamorarte: calma pero intensa, turística y real. Sin duda, de las más bonitas de américa. Y encima es la puerta de bienvenida a Machu Picchu, ya que el aeropuerto se encuentra ubicado aquí.

Blog Machu Picchu
Más conejitos de indias asados!
Blog Machu Picchu
Donde hay turismo, hay foto

Valle Sagrado Inca

El Valle Sagrado Inca corresponde a todos los alrededores arqueológicos en las afueras de Cusco y Machu Picchu.

Blog Machu Picchu

Moray y sus técnicas agrícolas; Salineras de Maras, de época incaica se sigue utilizando; Pisac y su gran mercado de artesanías y ruinas arqueológicas; Ollantaytambo, con sus calles pintorescas y ruinas de ensueño. De este último pueblo hasta Santa Teresa es casi todo asfaltado, salvo los últimos 30 minutos.

Blog Machu Picchu
A veces no es fácil llegar a los destinos turisticos

Preparándonos para el gran día

Llegamos a un camping en Santa Teresa, pueblo a 20 minutos de la famosa hidroeléctrica. La hidroeléctrica en el punto de partida hacia Aguas Calientes (también llamada Ciudad de Machu Picchu) para la gente que decide evitar el costoso tren. Desde ahí son 2 a 3 horas caminando por las vías del tren hasta Aguas Calientes. Son bastantes kilómetros pero sin subidas ni bajadas.

Nosotros paramos en un hotel por dos noches. La primera para descansar de las 3 horas de caminata; y la segunda noche, para descansar luego de recorrer Machu Picchu en sí todo el día. Nos vino perfecta la segunda noche ya que al haber reservado acceso a la montaña “Machu Picchu”, quedamos agotados luego de subir 2 horas y media los altos escalones (parte de un camino inca) hasta la gran panorámica. La bajada tampoco fue fácil ya que el oxigeno no abunda. Si no hacés alguna de las montañas y querés ahorrarte la segunda noche de hotel, te recomendamos volver por las vías del tren el mismo día de acceso a las ruinas, siempre y cuando vayas en el turno más temprano, así evitás que se haga de noche.

Blog Machu Picchu

Y llegó el gran día!

Machu Picchu es una de las mayores grietas entre los viajeros. Por un lado se encuentra el grupo de los que se llevan una gran decepción al ingresas como ganado en un circuito “a lo Disney”, pagando una gran suma de dinero por la entrada, habiendo visitado previamente tantos otros sitios arqueológicos de gran importancia. Por otro lado, se encuentra el grupo de los que salen fascinados, justificando el precio de la entrada. En que grupo nos encontraríamos nosotros? Finalmente había llegado el día en el que lo descubriríamos.

Blog Machu Picchu

Esa mañana bien temprano hicimos la cola para tomamos el caro pero necesario bus desde la ciudad hasta las ruinas que están cientos de escalones arriba. Allí arriba tuvimos que hacer otra vez fila, esta vez para ingresar al sitio. Caminamos en hilera unos pocos metros hasta llegar “al lugar”. Y ese momento quedará grabado en nuestro ser para siempre. Justo a la hora de los primeros destellos de sol, empezamos a contemplar la vista. La foto que siempre viste, pero en persona. El cielo super despejado. No se puede describir con palabras lo que sentimos en esos momentos, pero sí decir que un escalofrío nos recorrió todo el cuerpo. Sin duda ese lugar tiene un “algo”; no por nada los incas lo eligieron para convertirlo en su lugar en el mundo.

Blog Machu Picchu

Claro que no estábamos solos. Cientos de turistas a nuestro alrededor, intentando sacarse la misma foto. Lo que recomendamos para que disfruten su visita, es que ya vayan mentalizados que es uno de los lugares más turísticos del mundo, y no hay forma de evitar estar rodeados de gente. Caer temprano e irse tarde quizás es el modo de disfrutar el lugar con un poco menos de gente.

Como les comentamos, tuvimos la suerte de poder reservar ingreso una de las dos montañas que se pueden ascender: la montaña Machu Picchu. Su subida es una experiencia super cansadora pero espectacular y es la única forma de ver la ciudadela desde las alturas. Gateando el último tramo, Estela también logró llegar a la cima. Nosotros tampoco estábamos muy frescos que digamos. Encima la bajada tampoco fue sencilla. Pobres rodillas! Al terminar el descenso, sólo nos quedaban energías para pasear por la ciudadela. Dejamos para “la próxima” la puerta del sol y el puente inca, recorridos que demandan un par de horas.

Blog Machu Picchu
Blog Machu Picchu
Blog Machu Picchu

Vale la pena sacar un guía para la ciudadela? Seguramente sí, aunque hay tantos guías dando sus cuentos y lecciones que terminás escuchando un poco de cada uno.

Termas relajantes

Terminamos con el mundo Machu Picchu, recuperando el Camper y yendo a las Termas de Santa Teresa, ideales para relajarse luego de tanta caminata, emociones e historia asimilada. Nos recomendaron estas cálidas aguas, mucho más que las termas de Aguas Calientes.

Video de nuestro recorrido!

Este fue el Blog Machu Picchu y mucho más! Esperamos que lo hayan disfrutado tanto como nosotros. Te interesan los sitios arqueológicos? Si querés leer nuestras aventuras en las ruinas mayas y aztecas, no te pierdas nuestro Blog de México!

One Reply to “Lo imperdible de Perú: costa, selva y Machu Picchu”

  1. Qué hermosos recuerdos!!!! El video del final está buenísimo!!!! En mi opinión Machu Picchu son las ruinas más impactantes que conozco. Cuando entramos y vi la ciudadela illuminada en dorado por la luz del sol saliente, se me cayeron lágrimas de emoción… ese lugar tiene una energía muy especial…

Leave a Reply