Viajes - México

Volcanes Iztaccíhuatl y Popocatépetl: por fin pudimos verlos!

Blog México parte 14

La ciudad de Puebla está rodeada de volcanes, pero como siempre estaban tapados por nubes, llegamos a creer que dichos volcanes eran una mentira. Recién los últimos días que estuvimos en esta ciudad se despejó y aprovechamos para ir al Parque Nacional Volcán Popocatépetl y Iztaccíhuatl (intenten pronunciar sus nombres rápidamente!) que se encuentra a una hora y media yendo hacia Ciudad de México. Los últimos 30km fueron de tierra y en bastante mal estado. Fue nuestra primera visita a un “visitor center” mexicano, y nos recibió un policía con ametralladora y un par de guarda parques. En México es común ver policías super armados y seguridad militar por rutas y ciudades, pero no lo esperábamos en un Parque Nacional. Nos contaron del senderismo para subir el Itzaccíhuatl y cuanto tardaríamos dependiendo de nuestra condición física. Optamos por caminar hasta 3900 metros. Si bien las veces que estuvimos en la altura no nos vimos afectados, nunca habíamos caminado tanto tiempo en esas altitudes. El comienzo fue durísimo. Además, Luli se estaba recién recuperando de una gripe. Cada pierna nos pesaba miles de kilos. No había oxígeno que alcanzara. Luego de casi 2 insufribles horas llegamos a un refugio desde el cual se podía ver el volcán Popo que, en las últimas semanas, había estado emitiendo una considerable nube eruptiva. Sin duda, esa vista bastaba para compensar la dura subida.

Volviendo a Puebla tuvimos una sorpresiva parada: nos juntamos a tomar un café junto a Sebastián, un argentino que está haciendo casi el mismo viaje que nosotros, en un camper parecido al nuestro pero más llamativo. La gente se detiene a sacarle fotos a su camioneta! Haberlo conocido fue gracias a las vueltas de la vida: estuvo en Miami comprando la camioneta en el mismo momento que nosotros, y debemos haber coincido en muchos destinos sin haber cruzado nuestros caminos. Pero en Puebla, un familiar de Luli vio su camper estacionado en la calle, le sacó foto a su Instagram y nos la mandó para ponernos en contacto. Así fue como finalmente lo conocimos, para compartir mucho más que un café: grandes momentos del viaje que se estaban por venir.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *