Viajes - Estados Unidos

Arches National Park (Utah)

Nos levantamos temprano para aprovechar la temperatura de la mañana ya que sabíamos que en Arches el calor suele ser abrumador. Por suerte nos tocó un día seminublado atípico. Para ver la mayoría de los arcos naturales que caracterizan a este parque hay que realizar caminatas cortas, exceptuando al Delicated Arch que para llegar hasta él hay que caminar alrededor de dos horas ida y vuelta.

Luego de almorzar en el camper, nos animamos a hacer un trekking de 4 horas aprovechando que el día estaba nublado y la temperatura ideal. La primer parte del trayecto estaba tan mal señalizada que estuvimos como media hora perdidos dentro de bloques de piedras gigantes. Nos divertimos mucho inventando caminos que obviamente no eran los correctos pero que por momentos nos hacían dudar ya que se podían ver huellas de otras personas, que seguramente también habían estado perdidas. Volvimos por sobre nuestros pasos y logramos encontrar el camino original gracias a que vimos a lo lejos a una pareja e inventamos un camino para llegar hasta ellos. Les agradecimos su presencia y el habernos socorrido “inintencionalmente”. El resto de la caminata no nos resultó una locura a nivel paisajístico probablemente porque el día gris no resaltaba los fuertes colores que la piedra debe tener, pero hacer ejercicio con ese vientito pegándote en la cara y por momentos una leve llovizna fue un placer. Además, nos cruzamos con algunos “obstáculos” que enfrentarlos nos entretuvo mucho, como por ejemplo tener que escalar para bordear un charco grande y profundo de agua.

Nos gustó mucho el parque, pero lo que recomendaríamos a otros viajeros es hacer el recorrido al revés que nosotros, de este a oeste, ya que los parques que hicimos antes son mucho más impresionantes haciendo que Arches que es muy bonito no se luzca tanto si se lo visita luego de los otros.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *